El consenso progre del PSOE y PP se pone de acuerdo para silenciar a VOX en las instituciones

  • Modifican los reglamentos de organización municipal en diferentes Ayuntamientos para acallar la voz de los concejales de VOX en Fuenlabrada, Leganés y Boadilla del Monte.

La llegada de VOX a los Ayuntamientos está aflorando iniciativas por parte del PSOE y el PP contrarias a la democracia exigible a diferentes salones de Plenos con la manifiesta intención de modificar los Reglamentos Orgánicos Municipales para silenciar a más de tres millones y medio de españoles que votan a VOX. Este hecho reprobable, que choca con el art. 23 de la Constitución, es más habitual en los ayuntamientos gobernados por el PSOE, aunque también está ocurriendo en los municipios regidos por el Partido Popular.

Los alcaldes socialistas de Fuenlabrada (con mayoría absoluta del PSOE con 16 concejales) y de Leganés (10 concejales PSOE, con un gobierno integrado por dos de Más Madrid y tres de Ciudadanos) inician esta semana los procedimientos para llevar a cabo modificaciones de sus respectivos reglamentos con la única intención de recortar y acallar la voz de los concejales de VOX, dos en Fuenlabrada y uno en Leganés.

Unas modificaciones sin precedente que no se habían propuesto en ningún mandato anterior y que lo hacen tras la llegada a los diferentes ayuntamientos de los ediles de VOX. En el caso del consistorio fuenlabreño, el recorte democrático propuesto sigue dos criterios. Por un lado, en la legítima representatividad en las empresas públicas; y, por otro, en el número de iniciativas a presentar por los partidos de la oposición. En lo relativo a las empresas públicas, el alcalde socialista hizo una propuesta en la que eliminó la representatividad de VOX en tres de las cinco empresas. Dicha propuesta vulneraba lo dispuesto en el propio reglamento municipal. Isabel Pérez, portavoz de VOX en Fuenlabrada, registró en septiembre la solicitud para que se cumpliera el propio reglamento.

Dos meses después la respuesta del alcalde socialista es intentar modificar el Reglamento Orgánico con la única intención de establecer un ‘cordón sanitario’ a los concejales de VOX, legítimos representantes de los ciudadanos en dichos consejos, anulando así su presencia. A ello quiere sumar una merma en el número de iniciativas presentadas por los grupos de la oposición para los plenos dejándola en una por grupo.

Algo que no tiene precedentes. Para llevar a cabo toda esta operación ha ideado la creación de una comisión que sacará adelante con el rodillo socialista. En cuanto la apruebe el próximo jueves, modificará ya uno de los artículos del referido ROM para dejar a VOX sin representante en las empresas públicas. La legislación permite modificar los Estatutos en el hipotético caso de que fuese necesario ampliar el número de representantes en unos Consejos de Administración en los que sí están y estarán por ‘designio socialista’ los sindicatos UGT Y CC.OO.

En el caso de Leganés, el alcalde socialista coaligado con Más Madrid y sostenido hasta la mayoría absoluta por Ciudadanos, ha planteado una maniobra similar. Desde el inicio del mandato no ha celebrado un solo Pleno Municipal de forma normal. Todos se han visto sometidos a alteraciones del orden público que han llevado a aplazamientos, suspensiones y celebraciones a puerta cerrada por expreso deseo del primer edil. Llegando a darse la insólita circunstancia de que se hayan debatido mociones nuestras sin estar presente nuestra portavoz. El socialista Santiago Llorente ya obligó al grupo municipal de VOX a ser el único que no pudo elegir el tipo de personal de grupo municipal.

El alcalde obligó a VOX a tener el modelo de personal que él quiso y les redujo previamente el sueldo casi un 20% (De 28.000 a 23.000 euros anuales). Además, quiere modificar en las próximas semanas también el Reglamento Orgánico. En su caso, como en el de Fuenlabrada, con la intención de recortar aún más la voz de la oposición. La intención es quitarle iniciativas de pleno con el argumento del excesivo número de grupos municipales. Exactamente los mismos que el mandato pasado (entonces seis más los no adscritos, ahora son siete).

¿Qué ha cambiado? Al igual que en Fuenlabrada, la presencia de VOX en el salón de plenos. Pero no solo sucede en consistorios socialistas, el alcalde del PP en Boadilla del Monte ha llevado a cabo una modificación de su Reglamento orientada a lo mismo que en Leganés o Fuenlabrada: acallar la voz de VOX. Una corporación con 15 ediles populares sacó adelante un Reglamento Orgánico en el que a nuestros dos representantes no se les considera grupo municipal al ser menos de tres.

A esta decisión arbitraria se le añade que a partir de ahora solo se podrá presentar una moción, un ruego y una pregunta en los plenos. Este nuevo Reglamento Orgánico Municipal de Boadilla ha sido recientemente publicado en el BOCM y está en pleno periodo de alegaciones. Estos tres ejemplos se corresponden con gobiernos del PSOE y PP, con diferentes mayorías, pero todos con el fin último de acallar la voz de nuestros concejales.


Dani Diaz

Fotógrafo, editor, operador de cámara. Me dedico al mundo audiovisual, trabajo como fotógrafo de eventos, books y productos. También edito y grabo vídeos. Tambien realizos paginas web y toda clase de ediciones. Contenido para youtube y programas de Tv.

A %d blogueros les gusta esto: