“Normalización atenuada”: la apertura en dos fases que estudia el Gobierno a partir de junio con control de movimiento

  • Una primera etapa sería entre junio y julio y otra hasta final de año.
  • Sánchez no aclara todavía si permitirá que la apertura sea más rápida en unos territorios que en otros.

El Gobierno no descarta pedir una nueva prórroga del estado de alarma, que se prolongaría probablemente hasta el 11 de mayo, pero al mismo tiempo va estudiando ya cómo dar paso a la “desescalada” cuando termine el confinamiento de los ciudadanos. Una de las posibilidades se ha dado en llamar “normalización atenuada” y constaría de dos fases, una que empezaría en junio hasta julio y otra que se prolongaría hasta final de año. Al menos en esta primera etapa es cuando los movimientos seguirán estando limitados y controlados a distancia y también cuando quizá algunas comunidades autónomas podrían ver un grado de apertura mayor que otras en función de la presencia en ellas del coronavirus. España supera el pico de casos activos e inicia una nueva fase de la pandemia

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, dirigen el grupo de estudio del Gobierno sobre los posibles escenarios de salida del confinamiento en el que también trabaja, por ejemplo, el secretario de Estado de la España Global, Manuel Muñiz. El diseño de la llamada “nueva normalidad” se hará en función de la evolución de la pandemia, de cómo se siga contagiando el virus y su impacto sobre un sistema sanitario, que ya da signos de cierta descongestión tras los momentos críticos de las semanas pasadas.

Con todo eso y según indican comentarios desde el Gobierno, el proceso de normalización -”atenuada”, según el apellido que se le ha dado- llegaría en una primera fase en junio y julio y la segunda se prolongaría hasta final de año. No se espera que hasta esta segunda etapa puedan empezar a abrir bares, restaurantes y otros establecimientos de hostelería, lo que justificaría los planes de ayuda que partidos como el PP o el PNV ya piden para este sector al Gobierno.

Este calendario progresivo deja claro que, como ya ha advertido el Ejecutivo, no saldremos del confinamiento de golpe, lo que para algunos ministros justifica que, en también en plano económico, se acuerde prolongar los ERTEs justificados por el coronavirus más allá del fin del estado de alarma.

Los movimientos también estarán restringidos y vigilados. Tal y como apuntó hace unas semanas el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, el área que pueda recorrerse en los transportes colectivos será paralelo a la vuelta progresiva a actividad. Por eso, descartó los trayecto de media y larga distancia en los primeros momentos. Además, el Gobierno ha determinado todavía qué defenderá sobre las fronteras exteriores de la UE, que permanecen cerradas. También lo están las fronteras interiores con Francia y Portugal, que aún se considera prematuro levantar.Países con más muertes y contagios de coronavirus en el mundo: así evoluciona la enfermedad en más de 180 países

Por otra parte, el Gobierno empezó el 10 de abril a controlar los movimientos de una muestra de ciudadanos, para saber si se desplazan más de 500 metros en transporte público y privado. El Ministerio de Transportes ha aprovechado una tecnología para realizar un estudio del movimiento entre provincias entre 2018 y 2019 . Lo ha adaptado a la emergencia del coronavirus para empezar a conocer ya el grado de desplazamiento de los ciudadanos y prevé que “se mantendrá en la fase de desescalada”, según apuntaba este martes la secretaria general de Transportes, María José Rallo.

Además, el Gobierno central quiere aguardar a que se levante el estado de alarma para decidir si, como piden ya alguna comunidades, el proceso de normalización puede tener distintas velocidades según cómo los diferentes territorios se hayan visto afectados por el virus. 

Este martes, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, desoyó la voces que apuntan a que Canarias -algunas de cuyas islas está prácticamente libres de coronavirus- podría empezar la desescalada ya a partir del 26 de abril. De momento, ha pedido que cada gobierno regional designe un experto para trabajar con el comité que estudia los escenarios.

Hasta entonces, tanto el presidente como los ministros insisten en que esta fase todavía no ha empezado y que no llegará hasta que se levante el estado de alarma. Como mucho, pero todavía una decisión tomada, lo único que podría ocurrir antes es que el confinamiento se flexibilice en algunos puntos, como para poder hacer deporte al aire libre o que los niños puedan salir a pasear, aunque en condiciones controladas.


Dani Diaz

Fotógrafo, editor, operador de cámara. Me dedico al mundo audiovisual, trabajo como fotógrafo de eventos, books y productos. También edito y grabo vídeos. Tambien realizos paginas web y toda clase de ediciones. Contenido para youtube y programas de Tv.

A %d blogueros les gusta esto: