El chef José Andrés, premio Princesa de Asturias de la Concordia

  • El jurado ha reconocido su labor humanitaria al frente de la ONG World Central Kitchen y su compromiso durante la pandemia del coronavirus

El chef asturiano José Andrés ha sido galardonado con el premio Princesa de Asturias de la Concordia por su labor al frente de la ONG World Central Kitchen (WCK), una organización que fundó en el año 2010 junto a su esposa con el objetivo de “utilizar los alimentos para empoderar a las comunidades y fortalecer las economías”.

Según el recoge el fallo del jurado, José Andrés y los trabajadores de WCK “vuelcan su experiencia en el ámbito gastronómico para desarrollar formas de asistencia humanitaria ejemplar, atenta a ayudar a los más desfavorecidos en las situaciones más extremas, y sirven de catalizadores para la colaboración de agentes de diferentes ámbitos en pos de una sociedad más justa y sostenible”.

Formado en las cocinas de El Bulli de Ferran Adrià, José Andrés, de 51 años, se trasladó con apenas 20 a Estados Unidos. Trabajó en el restaurante Paradis Barcelona de Nueva York, también en El Dorado Petit o El Cid. Y se mudó a Washington, donde abrió el Jaleo, el primer restaurante en introducir la cocina de tapas en EEUU.

Fue en Haití, en el terremoto de 2010, donde José Andrés recibió su bautismo de fuego como cocinero solidario. La expedición se llamaba Solar for Hope y llevó 14 cocinas solares al país devastado por los desastres naturales.

Ese viaje fue la chispa creadora de World Central Kitchen. “Ese viaje marcó mi vida y Haití sigue en mi corazón desde entonces. Fui allí a comenzar un camino que me ha llevado a lugares inimaginables”, contaba en una entrevista reciente con El Mundo.

Como en Haití, donde creó escuela con la École des Chefs o con el proyecto de cocinas limpias en los colegios (luego extendido a Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Honduras), José Andrés se implicó en la ayuda a los inmigrantes en la frontera con Estados Unidos, se enfrentó a Donald Trump, que incluso demandó al cocinero, y acabó por llevar su su acción a España durante la pandemia del coronavirus. Madrid se convirtió en algo así como la lanzadera de World Central Kitchen para Europa, con una cocina comunitaria en el Mercado de Santa Eugenia, un acelerador de ideas, una futura red de productores de alimentos y un programa de Chef Relief Training (CRT) abierto a todos los profesionales del continente.

En 2020 recibió el premio Basque Culinary World Prize, por la implicación social de su ONG durante la pandemia, coordinando y movilizando a centenares de cocineros y voluntarios de todo el mundo para servir alrededor de 25 millones de comidas.

Ha sido nominado al Premio Nobel de la Paz por su compromiso con los afectados por los desastres naturales, el ex presidente Barack Obama lo nombró Estadounidense Excepcional en 2014 y la revista Time lo incluyó entre las 100 personas más influyentes del mundo, por ser “un icono culinario, conocido por su labor innovadora y refinada”.

“Me convertí en líder sin quererlo”, contaba José Andrés en una entrevista de 2019. “Cuando hago algo, lo hago porque creo que es lo correcto, no para tener impacto. Yo intento decir cosas que hagan reflexionar a la gente y, si están de acuerdo, que se sumen a la acción. Nada más”.

Fuente: Elmundo.es. Link


Irene Martín

Mi cargo actual es redactora en la web de Teleganés a su vez dirijo el Twitter del mismo.

Deja una respuesta