Las enfermeras de Atención Primaria administran la tercera dosis de la vacuna frente al COVID-19 en 125 Residencias de Mayores de la región

  • través de las Unidades de Atención a Residencias y enfermeras de los Centros de Salud de la región

Las enfermeras de Atención Primaria han comenzado a administrar la tercera dosis de la vacuna frente al COVID-19 en las residencias de mayores de la región para reforzar su inmunidad, en el marco del Programa de Vacunación frente a la COVID que coordina la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, y que se llevará a cabo durante las próximas semanas.

En total, las profesionales de Atención Primaria acudirán a 125 residencias de mayores, tanto públicas, como concertadas y privadas, distribuidas por toda la geografía madrileña.

La inmunización de los residentes se realiza, como en la primera fase de vacunación, a través de las Unidades de Atención a Residencias (UAR) de Atención Primaria, con el apoyo de enfermeras de refuerzo (contrataciones), que están adscritas a las siete direcciones asistenciales de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, en las que se distribuyen territorialmente los centros de salud.

Las enfermeras de Atención Primaria participan en el dispositivo de inmunización en las residencias de mayores bajo las indicaciones de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, junto con las enfermeras de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS), equipos del SUMMA 112, profesionales de Cruz Roja, y de enfermeria en las residencias privadas que cuenten con este personal.

Las Unidades de Atención a Residentes, UAR, se crearon al inicio de la pandemia con el objeto de establecer un modelo de coordinación entre los centros residenciales de mayores, ya sean públicos, concertados y privados dependientes de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid los centros de salud del Servicio Madrileño de Salud y los servicios de Geriatría de los hospitales, que permitiera garantizar una atención a las necesidades sanitarias de los residentes.

Las UAR, formadas por médico, enfermera y conductor, han desarrollado un papel clave de apoyo sanitario los centros sociosanitarios, en el diagnóstico, transmisión de información sobre medidas preventivas y procedimientos sobre el COVID. Además, han participado en dos estudios sobre la prevalencia del coronavirus en las residencias: el estudio serológico SEROSOS, que clasificó a estos centros de mayores en función de su inmunidad; y el estudio SEROVAC, sobre la evaluación del nivel de anticuerpos en trabajadores y residentes después de la primera campaña de vacunación con Pfizer.


Irene Martín

Mi cargo actual es redactora en la web de Teleganés a su vez dirijo el Twitter del mismo.

Deja una respuesta