El Gobierno abre la puerta a que todas las autopistas y autovías nacionales sean de peaje

El Gobierno ha trasladado su propuesta a Bruselas, con la que buscará financiar el sistema de vías actuales en un sistema mucho más cercano al resto de países europeos

El sistema de carreteras en España está próximo a sufrir uno de los cambios más significativos de su historia. Las autopistas y autovías del país actualmente son de libre circulación para los usuarios, a excepción de un porcentaje cuyo tránsito está tarifado, pero esto va a dejar de ser así antes de lo que imaginamos. El Gobierno lleva tiempo trabajando en un proyecto que promueva que todas o la gran mayoría de estas vías rápidas sean de pago. Una medida que, aunque suene chocante, se aproximarían al modelo que impera en el resto de Europa.

El Gobierno español se ha comprometido con Bruselas en la búsqueda de un modelo de financiación sostenible para su red de autopistas y autovías. Una infraestructura que cada año consume millones de euros y cuya sostenibilidad está en riesgo. A cierre de 2019, el déficit en esta partida ascendía a 7.500 millones de euros, cifras inasumibles a largo plazo, según defiende el proyecto del Ejecutivo. Este cambio de modelo no solo supondría un método de financiación, sino que también es una condición por parte de la Unión Europea para poder acceder a los fondos por valor de 70.000 millones de euros que tanto necesita el Estado.

Las autovías sin peajes son caras: España recauda un 76% menos que Europa  por cada conductor

El proyecto todavía está formándose. La idea es que todos los conductores que usen autovías o autopistas tengan que pagar un peaje por el disfrute de estas vías rápidas, ya sean españoles o extranjeros. El pago sería en función del número de kilómetros recorrido. Por ejemplo, la patronal del sector propuso el año pasado un peaje medio de nueve céntimos de euro por kilómetro recorrido para los coches y de 19 céntimos para los camiones. Tarifas con las que se podría recaudar más de 100.000 millones de euros en los próximos 25 años.

La excepción que se baraja es la de permitir su uso libre a transportistas, autobuses o personas que deban circular por estas, así como a aquellas personas que tengan que circular por esas vías para llegar a sus puestos de trabajo habituales. La intención es que este nuevo sistema se implante cuanto antes, aunque a corto plazo todavía no será posible, y cambie para siempre el modelo de circulación en las carreteras españolas.


Dani Diaz

Fotógrafo, editor, operador de cámara. Me dedico al mundo audiovisual, trabajo como fotógrafo de eventos, books y productos. También edito y grabo vídeos. Tambien realizos paginas web y toda clase de ediciones. Contenido para youtube y programas de Tv.

Deja una respuesta