Siembra tardía de patatas.

  • Aunque las épocas de siembra de la patata más habituales son la primavera (siembra semitardía) y de invierno (siembra semitemprana), en estas fechas podemos hacer una siembra tardía para cosechar en noviembre, aprovechando las temperaturas templadas de septiembre y octubre.

En esta siembra tardía es mejor optar por patatas pequeñas, para sembrarlas enteras, que cuenten con yemas o brotes ya crecidos. Una adecuada preparación del bancal donde sembraremos, será aplicando una capa de abono (mantillo) y otra de acolchado (restos de poda). Tras la siembra realizaremos un riego abundante.


Este cultivo necesita temperaturas frescas durante el proceso de formación de sus tubérculos. Lo óptimo es entre 15 ºC y 25 °C de temperatura.
Uno de los principales enemigos de las patatas son las malas hiervas, por lo que es importante que mantengamos la tierra de tus patatas limpia de estas hierbas, sobre todo durante las primeras semanas. Las patatas agradecen también la presencia de potasio en el suelo, que puede añadirse en forma de fertilizante o mediante pulverización foliar de jabón potásico.
Respecto al riego, es necesario mantener la humedad del suelo, pero evitando encharcamientos. Para mantener la humedad ahora en agosto, será necesario un acolchado mediante restos de poda que protejan el cultivo y el terreno de los rayos directos del sol.

El tiempo de cosecha varía en función de la variedad, oscilando entre los 2 y 4 meses tras de la siembra. Podrás saber que es el momento de cosecharlas cuando los tallos de la planta se empiecen a secar y se vuelvan amarillentos. 
Para conseguir que los tubérculos engorden un poco más, podemos retirar el riego dos semanas antes de cosecharlos.


Síguenos en: @planetahuerta (Instagram) @planetahuertablog (Facebook)


Irene Martín

Mi cargo actual es redactora en la web de Teleganés a su vez dirijo el Twitter del mismo.

Deja una respuesta